Día 14: Penínisula de Snaefellsnes

Ruta en coche aquí.

…y aquí 

Stykkisholmur es un pueblo con esencia Islandesa. Situado en un entrante de tierra en el fiordo de Breiðafjörður. Con casas de madera cara al mar y un pequeño puerto con atmósfera pesquera, continuo olor a mar y el único ruido del viento y las gaviotas.

Al otro lado del puerto se encuentra la isla de Súgandisey que destaca por sus paredes de basalto y el pequeño faro de color rojo que contrasta con el verde de la hierba y el azul del mar y desde el que se puede contemplar el fiordo a un lado y el pequeño pueblo al otro.

Por último, tiene una iglesia muy peculiar de aspecto modernista que para nada encaja con el resto del paisaje del pueblo.

Siguiendo el camino, al pasar Grundarfjörður, se llega a uno de los lugares más icónicos de toda Islandia: Kirkjufell.

El monte de Kirkjufell visto desde Kirkjufellfoss.

No sabes qué hay en la montaña que sus vistas te atrapan. A pesar de haber visto lugares impresionantes en la isla no puedes dejar pasar Kirkjufell, por algo es la montaña más fotografiada de Islandia. Es una montaña en forma de cono de unos 460 metros de altura, al lado del mar. Sacar una foto desde el otro lado de la cascada con la montaña de fondo es algo a hacer en el viaje.

Continuando el camino por la orilla del mar llegamos a Hellissandur y paramos en el café Gilbakki, una cafetería pequeña en una casa de madera con buen café y unos bizcochos caseros que estaban riquísimos.

A partir de ahí el paisaje cambia y entramos en una zona volcánica con campos de lava…

Más adelante nos desviamos del camino para ir hasta el faro de Öndverðarnes, en la punta más occidental del la península, pasando por la playa de Skarðsvík…

El siguiente punto a visitar en la península, esta mini Islandia, es Saxhóll, un cráter…

Posteriormente nos hemos desviado del camino para ir a la playa de Djúpalónssandur…

La última parada en el camino fueron los acantilados de Londrangar, uno de los lugares más especiales de Islandia y un secreto escondido en Snaefellsnes…

Seguimos el camino saliendo de la península y fuimos hasta Borganes a la orilla del mar y pasamos la noche en el camping de Akranes situado a la orilla del mar, contemplando el atardecer desde la campervan y despidiéndonos de esta tierra de hielo y fuego.

Compartir

Deja una respuesta